Miedo a viajar solo

Casi sin darme cuenta, aprendí a hacerlo cuando decidí dejarlo todo para instalarme en Kenia durante un año para hacer un voluntariado. Desde entonces intento que el miedo no sea la principal guía de mis decisiones. Mírate hacia adentro y haz una lista con esos miedos. Ya tienes hecha tu lista de temores y has analizado cada uno de tus miedos. Es el momento de reconciliarte con ellos y de aceptarlos como una parte de ti. No eres una superwoman y no tienes que serlo. Tener miedo no es algo negativo por sí mismo. El miedo tiene la función de mantenernos en alerta, de ponernos en sobreaviso para actuar ante algo potencialmente peligroso.

Guía definitiva para vencer el miedo a viajar sola por primera vez

Cada vez que te pongas frente a tu miedo a viajar sola, felicítate por haberlo hecho. Celebra cada logro y cada avance, por pequeño que sea. Mira a tu alrededor, piensa en esas personas que ya lo han conseguido, y no dejes de repetirte esto: Céntrate en cumplir tu sueño de hacer un voluntariado. Convierte ese propósito en tu motor y deja que te empuje a enfrentarte y superar tu miedo a viajar sola. Sigue leyendo: Pasar al contenido principal. Explora Actualidad Ciencia Mundo Tecnología.

Share on facebook Share on twitter Share on pinterest Share on whatsapp. Video destacado. Pero tener miedo es normal, sí, yo también tengo miedo. Ahora es cuando depende de ti afrontarlo o dejarle espacio. Viajaba, sí, había viajado siempre, pero lo había hecho primero con mi familia y luego con mi pareja y mis amigas. Aunque muchas veces había fantaseado con un viaje en solitario, nunca había llegado a realizarlo. Con solo 13 años le decía a mi madre que por favor, me quería ir un fin de semana yo sola por ahí, no muy lejos.

Que necesitaba eso, estar sola, estar en otras circunstancias y probar ese reto, pero ella me decía que no. Por suerte, tuve la posibilidad de viajar con mi familia o mi pareja, lo que es también una bonita experiencia. Pero t odo cambió en Digamos que el mundo de alguna manera se abrió, se expandió ante mis ojo s.

A unque en principio le habían concedido la plaza también a una de mis mejores amigas, finalmente se la cambiaron a Brasil, así que digamos que me iba sola.


  1. que chat hay para conocer gente.
  2. ▸ Cómo vencer el miedo a viajar en solitario:?
  3. 2. ¿A qué tienes miedo?.
  4. ligar navarra gratis;
  5. Guía definitiva para vencer el miedo a viajar sola por primera vez - Escribe cuando llegues.
  6. ¿Miedo a viajar en solitario? Te lo quitamos con estas razones.

Me enteré por las listas que iba una segunda chica de la universidad, pero no nos conocíamos. Quedamos una sola vez para tomar algo y hablar en persona antes del vuelo que compramos para poder ir juntas. Y así me fui, así nos fuimos. No tuvimos asientos contiguos así que solo compartimos las esperas. Y llegamos, ella se quedó unos días conmigo y luego buscó su propia habitación. El día que me despedí de Llanes y de los amigos que dejaba ahí para irme a México.

Porque ese fue mi primer viaje sola. Sí, fui con Helena, la chica de mi universidad, pero por aquel entonces Helena no dejaba de ser una desconocida para mí y aunque nos ayudamos, sobre todo al principio, cada una hizo su vida en la ciudad. Me iba sola. Mi vuelo de regreso era para exactamente un año después de la fecha de salida. Me iba sola por un año entero a un país que desconocía, con una chica de mi universidad que tampoco conocía, sabiendo que cada una, pues también yo lo deseaba así, haría su vida.

Y recuerdo mis emociones por aquel entonces. Recuerdo la ilusión de irme por fin, de saber que mi vida giraría, que vería paisajes nuevos, conocería gente nueva… Pero recuerdo también la incertidumbre, el miedo a viajar en solitario, a lo desconocido. Las dudas. No sabía bien a dónde iba, no sabía qué pasaría, no sabía si me gustaría, si me querría ir o quedar, no sabía si iba a ser capaz.

7 consejos para evitar el miedo a viajar solo

Me iba un año. Mi abuela me decía que me iban a robar, a secuestrar, a violar. Muchas de mis amigas repetían lo mismo. Hablaban del narco, de la violencia, de los secuestros y las violaciones.

Como superar el miedo a viajar solo. Parte 5 de 5

Decían que a qué me iba yo allí sola, a esa tierra de panchitos donde me podía pasar de todo. Y sí, a veces tenía miedo a viaja en solitario, pero sabía también que quería, necesitaba irme. Viajando sola te pasan este tipo de cosas terroríficas: Un colectivo de gente de mi misma edad y mis mismas inquietudes, lo que significó la posibilidad de hacer amigos con rapidez.

Viajé dentro de México ese año, sí, pero siempre acompañada. Y ya que había cruzado el charco, había algo con lo que yo soñaba: Recuerdo que lo planeé con una amiga mexicana. Finalmente subí al Machu Picchu, aunque lo hice en solitario. Hacer ese trekking sola, llegar hasta ahí en solitario, fue una satisfacción hermosa. La foto me la sacó un turista. Los selfies, por mucho que viaje sola, no son lo mío. Yo volví después del año de intercambio a España, donde la idea de volver me agobió y enseguida conseguí un vuelo a México y otro a Estados Unidos.

Al final había algo esperando que haría que todo fuera bien. Existía esa seguridad. Un taxi colectivo, una barca colectiva, un jeep y, finalmente, llegué a Chacahua, mi playa favorita de la costa oaxaqueña en México. Un viaje de casi 48 horas cruzando el país en distintos medios de transporte en solitario. Y eso, eso tan pequeño o tan grande, fue para mí un éxito que se vio recompensado con que dos de mis amigos habían decidido pasar el año nuevo en la misma playa.

Y yo seguía, seguía soñando, seguía soñando con ese viaje por Sudamérica que no me atrevía a hacer en solitario, porque cómo iba a irme yo sola a viajar por ahí, si no conocía nada. Era una locura que me daba demasiado miedo, que ni siquiera me planteaba.

El tiempo pasó, volví a España, terminé mi carrera. Y de nuevo me fui a México, a vivir al Caribe, con la que entonces era mi pareja. Me iba a Argentina y también quería ir a ver a Edi a Paraguay. Y sí, tuve miedo. No lo voy a negar. Tuve mucho miedo a viajar sola , mucho miedo antes de salir. Y lloré, lloré mucho por la decisión que acababa de tomar y mi cerebro y mi cuerpo eran por esos días un mar de dudas. Cuando uno toma una decisión así, tan grande, a plazo indefinido, es inevitable romper con muchas cosas.

No es moco de pavo.

Formulario de búsqueda

E s una decisión que arrasa , que desde el momento que se toma y cobra fuerza, se hace de alguna forma un torbellino, una decisión que se agranda y derriba todo lo que se interponga a su paso. Y lo recuerdo perfecto. Recuerdo el día que decidí que me iba, que me iba sola a viajar. Esa idea que me trataron de vender acerca de la estabilidad, la pareja, la casa y el trabajo, ni siquiera en un paisaje paradisiaco como es el caribe mexicano me estaba funcionando. Necesitaba imperantemente salir de toda esa historia que me habían contado y que me había montado. Y recuerdo perfecto ese quiebre, ese momento en el que tuve ese pensamiento y supe que yo saldría de allí y que no importaba si era sola, cómo o dónde, porque simplemente era una necesidad que debía cumplir.

Y lo que vino después de ese momento, los días cuando compré el boleto de avión. Recuerdo todas las dudas, todos los miedos, todo lo que lloré. Recuerdo el miedo a viajar sola , el pensar que a qué me estaba yendo, que qué iba a encontrar si ni siquiera sabía a dónde iba ni tenía tampoco mucho dinero. Y yo lo leía todo, como quien lee un diccionario. Después del arrebato, el miedo a viajar sola ganó terreno.

En ese mes nació este blog, este blog que para mí fue la forma en aquel momento de quitarme el miedo a viajar sola. Durante un mes fue como una adicción. Incluso había chicas como Aniko que viajaban solas, vivían de ello y disfrutaban de ello. Y para mí eso fue como una adicción. Leí, probé y madrugada tras madrugada a base de café fui creando el blog. Y la fecha llegó. Y recuerdo la noche antes.

admin