Sexo malaga 989931

NN [C40] Roma. Cc3 Dg6 7. Ab7 Ab7 Cg6 Greco. Cc4 fe4 6. Ad3 Dg2 Te1 Df5 8. Ag6 De6 9. Los economistas se dedicaron al estudio de los orígenes de la riqueza y las cuestiones relacionadas con la producción. Rf1 Ch6 7. NN [C37] Roma. Dh5 Greco. Rf1 Cb2 Te1 6. Ae3 Ce4 Típico método defensivo de aquellos tiempos era tratar de complicar la partida con un juego enredado y arriesgado que contuviese alguna celada.

Fernando Aramburu - Siglos de Ajedrez (2008)

Ce5 fe5 4. Dh8 Ae4. Siglos de Ajedrez Fernando Aramburu Hoy todo el mundo sabe que a veces no puede ensayarse un contra ataque sino después de cambiar alguna pieza rival y de mejorar la posición. Ac7 Cc4 Después de la desaparición física de Gioacchino Greco ya no hubo progreso en el ajedrez italiano. Cd3 f3 9. Te1 Df4 7. Los pensadores que expusieron y propagaron nuevas ideas de progreso fueron llamados "filósofos" y "economistas". Af2 Df2 Greco. Los filósofos estudiaron todo lo relacionado con el sistema político. G [C50] Roma. Ce5 Cf6 7. Ag5 Cf2 Cf2 NN. G [C40] Roma.

Cg5 6. Db3 dc3 Re1 Dg2 Cf3 Df6 3. Ad8 cb2 Jules Defensa de Philidor 1. Ac4 Cf6 5. Db3 De7 6. Ac4 h6 5. Hijo del bibliotecario del rey. Ch2 g3 Rd2 Dd4 Lolli. Dd3 Cf6 Ac4 Cf6 6. Asiduos de La Régence eran personajes tan célebres como Alfredo de Musset. Ad5 Dd5 9. Alexander [C35] Escocia. NN [C20] Italia. Ad5 Dh8 Te2 d5 8. Cf3 gh2 5. Db7 Ac6 7.

NN [C33] Italia. Th2 Ce4 7. Benjamín Franklin. Rf2 Dc6 Jean Jacques Rousseau. Cf3 d6. Cc3 Dh5 Cc3 g6?. Cg4 Th4 De6 Ercole del Rio. Domenico Ponziani y Ercole del Rio Durante toda su vida se entregó total y alternativamente a dos pasiones: Ce5 Th7 7. En Dreux. Diderot y Voltaire. No obstante. Ab3 g5 9. NN [C37] Italia. Saint Brie. Rf2 Dd1 Ac4 Ag4. Cf3 Ae7 4. Te8 Los mejores jugadores franceses pertenecían a los sectores intelectuales y tenían como lugar de reunión el famoso Café de La Régence. Ch2 h5. Ta1 Ab4 Rg2 Tf4 Td2 Tb3 Cf5 gf5 Ab5 Cb6 Stamma fue el inventor de la notación algebraica.

Af6 Df6. Te1 Db3 Ce6 De6 Tc8 Tc8 Tae1 g6 Cf4 De7 Cg3 Ce3 Ce2 Cg6. Ta6 Tc3 Ab3 a5. Se fue a Holanda. Ab6 ab6 Tae1 h4. Ae3 f6 Andrés Danican Philidor fue invencible durante 50 años. Ae6 fe!. Cg3 g6 Philidor jugando a ciegas Philidor viajó a Londres y allí. Tc2 cb3 Ac4 Ac5 3. De2 d6 4. Td8 Td3 Ad3 d5 9. Ce2 b5 Rh1 Th3. Cd2 Cbd7 Ac4 bc4 De3 Ta2 Df2 Af5 Cc4 Td5 Tf3 De4 De6 Ta2 Ad2 Tc2 h4 Td7 Cf4 Cc3 7. Cge2 c6 8. Esto era posible no sólo porque era un genio: Ce4 h6 William — Philidor. Te3 de3 Rg2 d5. Cc3 b5.

Ac4 c6 3. Tac1 Cc4 Ae3 De7 Rf1 Rf7 La Régence. François André a ciegas Apertura del Alfil Rey 1. Ce2 hg. Ab3 Ad6 Luego se especializó en ajedrez a ciegas y adquirió fama universal. Cd4 Rd7. Es verdad que desde la primitiva estrategia a base de ingeniosos engaños se había llegado hasta el juego de ataque. O-O g5!. Dd2 fe5 Ag4 Cd2 Ag5 d5 9. Ad3 Rf7 Dd2 Ae6!. Df2 Ac7!. Rf2 Td3 El fracaso en este aspecto de su vida. Tuvo un éxito inmediato. Los libros anteriores al Analyse de Philidor eran recopilaciones de partidas y finales. Se analizaban las variantes pero sin sacar de ello mayores conclusiones inductivas.

Descubrió la posibilidad de poder partir de elementos aislados y llegar a enunciados de principios y reglas. Las condiciones económicas fueron muy buenas. Recibió una propuesta de un club londinense para trasladarse a esa capital como maestro de ajedrez durante 4 meses al año. Estas palabras no quisieron decir nada entonces ni muchos años después. Esa permanencia periódica de Philidor en Londres se extendió durante un período de veinte años aproximadamente y significó mucho para el ajedrez en Inglaterra.

Philidor abrió el camino de comentar partidas para obtener conocimientos generales. Aunque debieron pasar cien años para que fuera formulada una teoría superior. Como dijo Lasker: Después de buscar infructuosamente ayuda para editarlo entre las personas pudientes del país recurrió al extranjero y fue su discípulo y amigo.

Los admiradores ingleses le pidieron que escribiera un libro en que consignara sus nuevas ideas. Dg3 b6 Aa2 Ab7 Cf3 d5 5. Cc3 Dh1 Ac4 b5 Ac4 ed4 5. Cg5 Cce5 9. Dc4 d5 En ese caso se debe rehusar el cambio y adelantar el peón atacado. William Smith. Hans Moritz Count von Brühl. Ab3 a5 Te5 Cc6 Af4 Db6 7. Ab3 Ag4 6. Ab4 Rb5 Tfe1 Ta7 John Leycester. J [C41]. Defensa Philidor 1. David Harroby y el famoso físico George Atwood Tg1 Cf2 Dd4 Df6 Db5 mate.

Ch7 Cg4 8. Rh2 Af2 Tf1 Tfe8 Henry Dupré. Cf3 d6 3. Cg5 Ch6 6. Te1 Df3 Db2 8. Dc4 Ac6 Ce2 Da1 Td1 De7 Poner en movimiento una cadena de peones ocupa muchísimo tiempo y el lado que se defiende debe ya haber perdido una buena parte de su fuerza agresiva para no estar en aptitud de emprender. Ah6 Ah6 Max Conway. Cge4 de4 9. De5 Tg8 Df4 Ca6 Jean Boldieu. De2 d6 5. F [C41] 1. Cg5 d5 6. Ac4 Cf6 3. André-Danican Philidor Londres. Dg7 Cd7 F [C24] 1. Te1 Cd4 Max [C23] 1. Cbd2 Db6 Rg2 e3 Ce4 Ae7 8. Ta7 Td6 Cc3 Ad6 Rd3 Th2 Re2 b5 Rd5 c6 La Régence.

Ad2 Te8 De3 c5 Ae3 Cf6 Cf1 e5 Tfd1 Td3 Ad2 Db6 Te1 Ag4 Cd1 Td1 Slaughter's Coffee House. Re1 Ce5 De2 De7 Rf1 Dd1 Slaughter's Coffee House. Aa4 Dc7 Rf2 Dd3 De2 Ce3 Ab3 Ab3 Rd2 Ag5 Ab5 S [C41] 1. Ae6 fe6 5. Re3 d2 Cg5 Rf1 Dc2 Cd2 Tc8 Dc5 Cc6 4. Db3 Dc8 7. Dd2 Ad7 Df2 c4 Db7 Slaughter's Coffee House. Juegan las blancas y dan mate Ac3 Slaughter's Coffee House.

De3 Cf6 6. Ac4 c6 5. Aa7 Af3 Cg5 Re7 8. Ce6 De6 9. Tg8 Tg8 Df2 Cf2 Ab3 Cc6 6. A [C41] 1. Thg1 Rf7 Tag1 Af6 Af4 Ce5 Re1 Td2 Cd2 Ad6 Re3 h4 Ae3 gf4 Ce3 Re6 Cc5 Ac5 Ce5 Ae6 8. Re2 Ae3 Tg2 Ae7 Re2 h5 De5 Cf6 Rd2 g6 7. Ae3 Db6 9. Df3 Ah6 Td3 cd3 Re3 Tc6 Cc6 bc6 Rf2 e4 De4 Af5 Td2 Th3 Df1 Ad3 F [C23] 1. Td1 Thg8 F [B21] 1. Cb3 dc4 Re1 e4 Cf4 9.

Ac4 dc4 Ac4 Ae6 4. F [C00] 1. Cf3 d5 4. David [C41] 1. Una combinación tiene motivos. Una celada es un lance. Esta reacción contra el intento clasicista de encerrar el juego en unas normas rígidas y racionales no era sino una de las tantas manifestaciones del romanticismo. Fue la primer estrategia y. En este punto debemos hacer ciertas precisiones. Los motivos de la combinación son los accidentes de las posición que hacen suponer que la combinación exista. La posición lo objetivo era secundaria. Puede decirse que eran dos las condiciones que reclamaban esta forma de jugar: En una combinación el atacante dispone de una serie de jugadas que obligan a respuestas forzadas y que culmina con la obtención de alguna ventaja.

Hay que definir con claridad los términos para poder entender. Después del fallecimiento de Philidor. Debemos considerar que el romanticismo incluyó no sólo una nueva estética sino que trajo una renovación total. Sin embargo. Philidor había encauzado de tal forma el ajedrez que todo parecía poderse reducir a una serie de reglas.

Ruy López. Carrera y Salvio. Fue un movimiento fundado en el descubrimiento de nuevos aspectos de la escuela italiana probablemente desconocidos hasta por el mismo Philidor. El principiante suele confundir los términos celada y combinación. Los sacrificios iluminaban el tablero. Militar de profesión. El tema de la combinación es la posición concluyente. En otros casos son motivos las piezas inmovilizadas. Siglos de Ajedrez Fernando Aramburu Por el ejemplo. Hacer combinaciones requiere ingenio. Zukertort y Chigorin.

No tiene un jaque para dar? No puede interponer una pieza? No dispone de una fuerte amenaza? No puede contestar con un sacrificio imprevisto? A menudo al hacer una combinación se juega el destino de la partida. Usualmente una combinación se inicia con un movimiento tal vez inesperado. Alexandre Lebreton Deschapelles nació en Ville d'Abray el 7 de marzo de y murió en París el 20 de octubre de Para que se produzca una combinación. Ver sobre el tablero las grandes combinaciones que han quedado para la historia produce una impresión estética indudable.

Los elementos simples de las combinaciones son los ataques dobles: Como ser. Si bien la cantidad de combinaciones posibles en ajedrez raya el infinito. La teoría tambaleó y las verdades establecidas en el siglo anterior amenazaron sucumbir ante la creatividad.

Antes de efectuar una combinación hay que calcular muy bien las posibles variantes. El tema explica la combinación. Nadie sospechaba que el ajedrez pudiera ofrecer otras alternativas y características que el juego abierto. Ni bien el jugador descubre un motivo empieza a buscar el tema. Quien va a sacrificar material no puede hacerlo a la ligera. Una combinación no siempre aspira a grandes ventajas. Este tipo de combinaciones "inofensivas" son las que pasa por alto el aficionado frente al maestro. Deschapelles había perdido un brazo en el campo de batalla.

Fue el mejor jugador francés después de Philidor y hasta el advenimiento de Labourdonnais. La apreciación posicional se desvanecía ante la complicación combinatoria. Si la combinación es errónea. Pero lo que realmente enseña es desmenuzarlas jugada por jugada. Despreciaba de tal modo cualquier estudio teórico que afirmó: H [C44] 1. El estudio de sus juegos fue muy importante para la formación ajedrecística de los maestros posteriores. Rf2 h6 8. Cf7 Cf7 7. John Miles — Lebreton Deschapelles [C44] 1.

Ag5 De8 NN [C39] 1. Td6 Te7 Los propios actores tal vez no fueron concientes de las consecuencias que tendría para la teoría del ajedrez. Ag3 Ac6 Td5 Ch6 Ad6 Re6 Ta5 Cf5 Db5 Te8 Cg5 Ce5 6. Cf7 Rf7 7. Af4 Cd4 Ac4 Ac5 5. Tc5 Cg3 Dc5 d6 Dg4 Inglaterra. Af6 Deschapelles tuvo un destacado discípulo: Las características principales eran: Dg4 Df6 8. Dc4 Louis Charles de Labourdonnais Francia. Td1 The8 Cc3 h5 Dg6 París. Df3 Dd6 Cg5 h6 6. Dg3 Dc5 Tad1 Ad5 Las aperturas usadas fueron varias.

Las partidas se publicaron en la revista Life. Cd5 Ad7 Cc3 Rf7 Cd5 Cd5 Tg2 Re7 Cd3 De7 9. Londres Match. Cg5 Tg5 Th4 Cf8 Db3 Ch6. Dd3 f5 Ah6 Dh6. Ce5 De5. Tf4 Cf6 Cc3 O-O. De La Bourdonnais. Cc3 c6 7. Cb5 Cb6 Ce2 Th8 Finch [C38] Gambito de Rey 1. Pierre Charles de Saint-Amant París. Cc3 gf3 6. Tg7 Dg7 Cf4 c6 Ad3 g4 Harrison [C39] Gambito de Rey 1. Ce5 de5 9. Hizo tanto alarde en Le Palamède. Ac4 Th7 7. Ce3 gf3 Df6 gf6 Cc3 Ac5 Tg6 f3 Tg1 Rf8 Df3 c6 8.

Cd6 Dh5. Tae1 Después del match Staunton propuso por primera vez limitar el tiempo de reflexión utilizando dos relojes de arena. Cac2 Tdg8 Af7 Tf7. Dh5 Dg8 Ch8 Ah8 Ab5 cb5 Siglos de Ajedrez Fernando Aramburu Londres Df3 Cg4 Df3 Ag4 O-O Ce5. Rh1 Dd4. Inglaterra Staunton — Saint Amant Giuoco Piano 1. Cc3 Cf6 Dg5 Ce6 Ag5 Ce5 h5 6. Rh1 h5 Tg4 Df8 Te6 Te6 Af6 Df6 Ce4 De6 Df4 Cbd7 L Gambito de Rey 1.

Cf5 De6 Ce1 f3 A Apertura Italiana 1. Tdg1 Rf8 Cg5 Dg6 D'Arblay [C37] Gambito de Rey 1. Tg4 Inglaterra Af4 Af4 Ce4 Tg8 Cgf7 Ce7 Ca3 Cc6 8. Ah6 Ch6 Ad2 De7 9. Ce4 Ad4.


  • El 'top ten' de los lugares favoritos para el sexo furtivo en Málaga.
  • Intereses relacionados?
  • senderismo valencia ninos.
  • contactos mujeres cordoba andalucia;
  • red social para ligar gratis!
  • www chat terra!

Obtuvo muy buena posición y ganó el juego. Cbd2 Rf1 Cg3 Pablo Rodolfo von Bilguer Se le considera precursor de Steinitz. Ludwig [C53] 1. Buckle y Kennedy. En publicó su famosa obra The Chessplayer's Handbook. Schörn y Horwitz. En el Torneo de Londres Staunton salió cuarto. Bledow había estudiado mucho a los maestros italianos y su especialidad era el juego de ataque. Ag5 Cf6 En Alemania el ajedrez no alcanzó un verdadero auge hasta Howard Staunton Staunton poseía un excelente juicio posicional.

A partir de vivió de la literatura y el ajedrez. Lo realizado por la Escuela de Berlín fue continuado en Alemania por Dufresne. Cxe4 Cxe4 Harrwitz y Anderssen. Siglos de Ajedrez Fernando Aramburu Staunton era muy aficionado al teatro. Bledow formó en torno suyo un grupo de fuertes y estudiosos jugadores constituyendo la llamada "Escuela de Berlín".

Tenía un extenso conocimiento de las celadas de apertura. Los otros de la "constelación de los siete" fueron Bilguer. Ch4 fxe4 William Davies Evans Gales. Por aquello de "pieza tocada. Dejó de existir repentinamente el 22 de junio de Max Lange.


  • discoteca akuarela valencia?
  • canales de chat;
  • conocer gente con fotos.
  • ruta del agua hoyo de pinares;
  • Please turn JavaScript on and reload the page.?
  • "Hemos creado un Grey muy macho ibérico y lo hemos llevado al extremo" - La Opinión A Coruña;

Tuvo grandes cualidades analíticas y fue uno de los mejores tratadistas de ajedrez de todos los tiempos. Ae2 d6 Tiene por objeto apoderarse del centro a cambio de un peón y.


  • Fernando Aramburu - Siglos de Ajedrez ()?
  • agencias matrimoniales almeria;
  • conocer gente de suecia;

Un brusco movimiento de éste le habría hecho tocar el peón "b" en vez del peón "c". Llegó a dar ventaja a maestros tan destacados como Harrwitz.. En inició la publicación de la revista British Miscellany en la que publicó sus mejores partidas. Cd2 f5 Su primo Karl Mayet también era abogado y su juego era tan audaz como original.

Berlín Cc3 Da1 Tad1 Cf5 Tf3 Ag4 Ac3 Ce4 Ab5 Ab4 9. Sus éxitos se debían en gran parte a sus profundos estudios. Von Jänisch. Cd4 Db6 Dd3 Ac3 Tae1 Db6 Ac6 Dc6 Ce4 Ae6 Uno de los méritos principales del Handbuch. Su juego era lento y muy cuidadoso. Da3 Benhard Horwitz tenía un concepto puramente artístico del ajedrez y por eso no tuvo gran éxito frente a jugadores como Hanstein y Von der Lassa.

Schörn [C35] 1. En palabras de 41 Merleau-Ponty, M. La structure, 35 Ibídem. Si ibíd. Estas redefiniciones do, entre la conciencia intelectual y la inconsciencia refleja. Ciertamente, el parco derrotero del recorrido hacerlos participar en la voluminosidad del propio cuerpo. Si tomamos el mundo intuible y se fundan para Merleau-Ponty en estas modalidades corporales como totalidad [ Phénoménologie, Husserl, como lo habrían hecho de distintos modos P. Bourdieu Le sens pratique, París, philosophie, mythologie, Millon, Grenoble, , pp.

También escribiría Proust: Mas, Barcelona, Ed. Manzano, Buenos Crítica, , p. Aires, Debolsillo, , p. Afirma Hume: Tras la muerte de una persona, toda su familia [ Afirma Merleau-Ponty: Las referencias a la obra de 53 Merleau-Ponty, M. Hume corresponden respectivamente al libro, parte y paginación de la edición Selby- Bigge adoptada universalmente. Es ese solo principio el que torna complejidad y variación. Escribe Descartes: La adquisición de ciertas habilidades, por sorprendentes que sean, no significa para Descartes como lo hace para Merleau-Ponty, que el 60 Hume, D.

III, p. Adam-Tannery , París, Vrin, XI, pp. XI, p. Cousin, p. Si, como ya advertimos, esta plasticidad no puede ser atribuida buidas a la conciencia intelectual tales como la generalización, la a una inteligencia y conciencia representacionales, es entonces el flexibilidad o la innovación. Una crítica semejante a la concepción intervención del concepto pero atribuyen a las primeras funciones bergsoniana ya era esbozada en La structure, op.

Cours au Collège de France. Notes, , Genève, MetisPresses, , p. GARCÍA de comprensión y generalización típicamente características del se- cajarlos en aquellos moldes, lo que nos conduce en sentido inverso a gundo. En suma, el recurso a algunos abordajes célebres de la no- cuestionar la clasificación misma y las definiciones propuestas.

Consideraciones finales: Ricoeur o C. Sin embargo -segunda cuestión- es también claro que los inten- a una clasificación neta. Así lo ejemplos bien elegidos para ilustrar los conceptos que los contienen, manifiesta el autor frecuentemente a lo largo de su Phénoménologie Merleau-Ponty despliega una casuística menor y dispersa -casi un al esgrimir, paradójicamente, una defensa rotunda y taxativa de los anecdotario- para delatar la estrechez de ciertas categorías consa- créditos de la vacilación y la ambigüedad: Résumé de cours , París, Cynara, , pp.

polígono Guadalhorce en Málaga

La structure du comportement ya adelantaba estas consideraciones: Lo que hemos des- Bergson, H. Butler, S. Canguilhem, G. Chevalier, J. Depraz, N. Descartes, R. Adam-Tannery 12 tomos , París, Vrin, Dreyfus, H. Fink, E. Graybiel, A. Grümbaum, A. Head, H. Heidegger, M. Hume, D. Selby-Bigge, Oxford, Cla- rendon Press, Selby-Bigge, Oxford, Clarendon Press, Husserl, E.

Una introducción a la filosofía fenomenológica, trad. Mu- 85 Ibíd.

Crítica, James, W. Kokoska, V. Merleau-Ponty, M. Notes, , Genève, MetisPresses, Résumé de cours , París, Cy- nara, Moran, D. Platón, Teeteto, trad. Boeri, Buenos Aires, Losada, Proust, M. Manzano, Buenos Aires, De- bolsillo, Ralón de Walton, G. Ravaisson, F. Richir, M. Phénoménologie, philosophie, mythologie, Millon, Grenoble, , pp. Ricoeur, P.

Gorlier, Buenos Ai- res, Ed. Docencia, Romano, C. Saint Aubert, E. Sartre, J. The aim of this work is to make a sar la problematización foucaulteana del saber. Ha realizado estancias de investigación como invitado en la Universidad Autónoma de Madrid España y en la Universidad de Granada España. Tema de investigación: Sin posteridades erigidas en torno al legado crítico kantiano.

Por lo tan- embargo, la lectura de las lecciones del to, en lo que respecta a la organización formal del presente escrito, Collège de France provee un antídoto efi- ciente para esto. Gesto que se ha tornado patente corte realizado en función de los objetivos previamente explicitados. Estocolmo, Södertörn University The Library, , p.

Michel Foucault en el marco de su genealogía de la biopolítica, Tesis de Doctorado en Ciencias Foucault, Michel, Le gouvernement de soi et des autres. Someramente, imbricación cuyo desmonte constituye el blanco de la problematiza- en tanto antesala de la lectura que propondremos a continuación, ción respecto de la actualidad, tal como lo explicitara en sus traba- querríamos detenernos en la primera clase del curso dictado en el jos.

En cas, ya que la misma se configura en tanto aporte fundamental para sus propios términos: Me parece que la elección filosófica a la que nos encontramos De lo que se trata, entonces, es de una inflexión del gesto críti- confrontados actualmente es ésta. Hemos privilegiado el trabajo sobre las fuentes primarias y secundarias en idioma original, razón por la cual, excepto que se indique lo contrario, 6 Cf.

Karezza: el método para disfrutar más del sexo - La Opinión de Málaga

En ese sentido, planteamos En suma, el interrogante que atraviesa la etapa arqueológica podría expresarse de que tanto la definición del enunciado, como así también de la me- la siguiente manera: Aires, , p. En dicho marco, la problematización ar- cognoscitiva como inmanentes a dichas reglas de formación. En este contexto, se desanclaje, la reflexión epistemológica se entronca con la proble- torna insoslayable la inclusión de la definición dada por Michel Fou- matización ontológico-política respecto de la constitución de la ac- cault respecto de las formaciones discursivas en el capítulo segundo tualidad.

Dicho de otra manera, puede visualizarse en torno a la cons- por fuera de dicha relación, dando cuenta de la formación de ambos titución del saber en tanto blanco de la arqueología, el hecho de que términos en tanto inmanentes al ejercicio de la función enunciativa.

Al respecto, sostuvo Foucault: Como hemos mencionado previamente, en las citas precedentes El enunciado no es, entonces, una estructura es decir, un con- encontramos condensadas una serie de reflexiones que Foucault junto de relaciones entre elementos variables, que autorizaría sintetiza a partir de la relectura crítica de sus trabajos previos. Dicho con- tal como lo sostuviera en un artículo publicado en El conoci- jetos que sólo en ella tienen lugar, al tiempo que posibilitan la cons- miento confía a la experiencia la responsabilidad de dar cuenta titución correlativa de formas de subjetividad.

De hecho, no puede de la emergencia histórica de las formas y del sistema a los cua- pasarse por alto que este modo de problematización de los saberes les obedece. Une archéologie des sciences humaines, París, Éditions Gallimard, De esta forma era excluida del discurso y rechazada ha- cia lo impensable la discontinuidad anónima del saber.

Cuando hablo de episteme, me refiero a todas las 3. No soy kantiano ni cartesiano, precisamente, porque rechazo El archivo, en suma, es lo que torna ma- una identificación a nivel trascendental entre sujeto y yo pen- nifiesta la manera en que los discursos sante. Estoy seguro que existen, si no estructuras, propiamente coexisten en un campo determinado, hablando, reglas de funcionamiento del conocimiento que apa- permanecen y, luego, se borran.

Razón por la cual, nado a priori histórico. En términos del propio Foucault: Por otra parte, en lo que respecta a los objetivos de la Buscando desentrañar el discurso foucaulteano en su especifi- arqueología, pensada como método que permite la constitución del cidad, consideramos que las citas relativas al método arqueológico saber en tanto objeto de investigación, Foucault planteó en una en- que hemos introducido nos permiten sostener que la preocupación trevista brindada en que: No es el hombre mismo previamente, la arqueología no pretende configurarse como una quien conscientemente creó la historia de su saber, sino que la historia del saber y de la ciencia humana obedece a condiciones teoría del conocimiento alternativa, que problematizaría la rela- determinantes que se nos escapan.

En el prefacio de dicho libro, el filósofo expli- por preocupaciones de índole ontológico-políticas. En este nivel la cientificidad no sirve de norma: Castro, Edgardo, Pensar a Foucault. Interrogantes filosóficas de La Foucault, Michel, Les mots et les choses. Une archéologie des sciences humaines, op. A modo de cierre pación epistemológica respecto de los saberes se ejercita de manera desligada respecto del doblete formado por el par enfoque teleoló- La puesta en cuestión del documento gico-pretensiones normativas.

Es decir, que la arqueología se ocupa realizada por la arqueología foucaultea- de interrogar los saberes en su historia efectiva, para lo que pres- na se dirige, por lo tanto, en contra de cinde de tomar como punto de partida filosófico a la ciencia actual, un modelo de historia que aspira al re- y de hacerla funcionar como punto de llegada necesario de la his- conocimiento de un pasado inscripto en los documentos y luego desvanecido.

Por el contrario, al brin- dar herramientas para la problematización de los modos históricos de constitución de sujetos y objetos, la arqueología contribuye a la A lo largo del presente artículo, hemos revisado el modo en que el realización de una ontología de la actualidad, habilitando a la pues- filósofo francés buscó reformular de manera recurrente sus tra- ta en cuestión de focos de experiencia. Por lo tanto, puede plantearse bajos previos desde la perspectiva de sus indagaciones en curso y, que las reflexiones epistemológicas del arqueólogo se encuentran en dicho marco, el intento de inscripción de su propio trabajo en motorizadas por preocupaciones de índole ontológico-políticas.

Morgana, Materiali Foucaultiani, Vol. Aires, Foucault, Michel, Naissance de la clinique. Une archéologie du regard médi- cal, Paris, Presses Universitaires de France, Une archéologie des sciences humaines, Paris, Éditions Gallimard, Se muestra que am- inherent and persistent limits. It shows that the bos lados del pensamiento conceptual poseen limits are on both sides of conceptual think- límites; tanto aquello a lo que permite acceder ing—in what allows for it and in what possibly como aquello que se le escapa. Comienzo por escapes it. In a second step I make idénticos. Fue Director del Archivo Husserl de Lovaina samiento conceptual que de cualquier otra cosa.

Desde Platón y es actualmente presidente de la misma institución. Editor de Husserliana, y Aristóteles su preocupación central ha sido promover el buen —el de Edmund Husserl Collected Works y de Phaenomenologica, también conforma el comité editorial de prestigiosas publicaciones como Husserl Studies, Contributions to Phenome- correcto— pensamiento.

Como el pensamiento correcto se alcanza de nology y Eugen Fink Gesamtausgabe. Entre sus publicaciones se destacan la edición de los mejor manera en enunciados proposicionales, el pensamiento se vol- Texte zur Phänomenologie des inneren Zeitbewusstseins y de los Bernauer Ma- nuskripte über das Zeitbewusstsein en colaboración con Dieter Lohmar y las obras Edmund Husserl.

Es bien sabido con este punto de vista. En lugar de de- lidad de estados de cosas. También insiste imaginación; lo disimilar e inmemorial, la del recuerdo; y lo que no Deleuze en que, en la medida en que proposiciones lógicamente co- pensamos, la del pensamiento. Es especialmente llamativo cómo trascendental que se ocupe menos de la formación de enunciados co- este pensamiento de lo impensado se relaciona para ambos filóso- rrectos que de actos de pensamiento intuitivos.

De intelectualismo del pensamiento filosófico conceptual. Para Bergson el cencia como un tipo de memoria que apunta a una forma de cono- conocimiento intuitivo, como un tipo de intuición insight sintética cimiento y pensamiento no-representacional y no-subjetiva. La habitual de pensar no es, ni para Deleuze ni para Heidegger, una crítica al pensamiento lógico resulta, así, asociada a un escepticis- cuestión de elección subjetiva. La descripción deleuziana del pensamiento conceptual debe ser 3 Ibíd.

Es un intento de reconciliar el 4 Heidegger, Martin, Parmenides, Gesamtausgabe Band 54, Frankfurt am Main, Vittorio pensamiento intuitivo de Bergson con una forma nueva de pensa- Klostermann, , pp. Usar conceptos para formar problemas filosófi- 5 Deleuze, Gilles, Différence et répétition, op. Con un giro típico del camino circu- que un acto subjetivo de transgresión es un evento donde el meo- lar de muchas de sus reflexiones, Heidegger también afirma que la llo de la autonomía subjetiva es forzado a abrirse a sí mismo.

Al mismo tiempo, pero de manera inversa, los filó- cuencias fatales. Pero las cosas han cambiado por el lado de nuevo, modo de pensar, a su génesis, necesidad y dirección. En su trabajo tardío, la crítica a los límites posibles del pensamiento conceptual. Comienzo por resumir las objeciones no solo obstaculiza el camino del nuevo pensamiento, sino que tam- de Heidegger y Deleuze a volver el pensamiento filosófico la cues- poco puede pensar su propia esencia. No es de extrañar, ya que esta tión de un sujeto trascendente o trascendental que re-conoce, que esencia no es tecnológica, sino metafísica.

En consecuencia, para el se representa a sí mismo y conceptualiza objetos idénticos. Todo esto, con el presupone la apertura a otra forma de pensar. El nuevo pensamiento trata, enton- tad de conocer subjetiva que no es otra cosa que una voluntad de ces, de la verdad del Ser como el evento de un reticente presentarse poder. Como dice tífico-filosófico, en el que las representaciones mentales vuelven a Heidegger: Al representar Vorstellen como perseguir Nachstellen ; esto es, un criticar a Descartes en su explicación del pensamiento representa- tipo de examen persecutorio en el cual todo queda al descubierto y cional, para el que los objetos se hacen presentes o son representa- en el que las cosas son despojadas de su latencia y su secreto.

El pensamiento y representa para sí como fenómenos chatos flat. Como consecuencia, El pensamiento representacional pertenece al reino y al reinado de la exigencia de que las cosas sean comprendidas en sí mismas y de la metafísica de la presencia, donde Ser significa ser-presente, donde acuerdo a su modo particular de ser es remplazada para volverlas ser-presente significa permanecer-presente, y donde las dimensiones objetos que simplemente espejan nuestras capacidades cognitivas temporales del futuro y del pasado son siempre entendidas como mo- y voluntad de conocer.

Heidegger11 reconoce la metafísica moderna ha sustituido por completo la comprensión nuevamente el mérito de Nietzsche por haber mostrado cómo la me- griega inicial del Ser como naturaleza physis. La oposición heideggeriana las cosas resulten completamente presentes, accesibles y transpa- rentes para nuestra inteligencia, y de una manera tal que no ofrez- can resistencia a nuestra manipulación y a la producción industrial 8 Ibid.

Historical Perspectives and Para Heidegger, una cierta imagen del sujeto humano es un in- Systematic Accounts, Würzburg, Königshausen and Neumann, , pp. A la luz de estos im- globalización, con la homogeneización que con la objetivación, con portantes acuerdos, el desacuerdo entre estos autores sobre si la la domesticación que con la universalización.

Con todo, Deleuze ciencia piensa o no, parece ser una cuestión de mera terminología. El concepto kantiano de un yo idéntico que acompaña todas mis representaciones es, para Deleuze, el ancla del sistema metafísico Este sistema del pensamiento representativo moderno merece del pensamiento representacional moderno. En la mayor parte de la nocimiento o experiencia solo cuando es aplicado propiamente al filosofía moderna el pensamiento se convierte en esta imagen espejo o imagen narcisística del pensamiento.

Los primeros postulados impli- 13 Esta es la razón por la cual hay algo profundo en la estupidez: Deleuze, Gilles, Différence et répétition, op. De acuerdo con esto, se afirma que bruto. Como consecuencia, superar este modo de pensamiento pare- las diferentes facultades subjetivas son conducidas por los mismos ce conllevar necesariamente un despegue, no solo del cartesianismo valores en la investigación de objetos idénticos.

Como consecuencia, y del kantismo, sino también de todo conocimiento conceptualmen- la diferencia y la repetición son reducidas a la identidad, y la negati- te mediado. Antes de volver a la concepción heideggeriana de un vidad del error se puede aprovechar para alcanzar la verdad. Desde esta mirada, el nuevo modo del pensamiento filosófico. Para este tipo de pensamiento es la necedad riencia, cuyo sentido o falta de sentido todavía no es conceptual. Bajo A diferencia del pensamiento representacional, toma en serio las estas premisas, la fenomenología se presenta a sí misma como un diferencias cualitativas y las intensidades sensibles.

Liberado del punto de partida prometedor. Cuando la lógica domina sobre el modo en que por una intuición categorial del estado de cosas afirmado por un las cosas se presentan desde el punto de vista de un sujeto egológico juicio. Husserl se distingue fuertemente de la visión kantiana acerca rrectos que dependen del uso correcto de las facultades subjetivas y del conocimiento conceptual en, al menos, tres aspectos.

La teoría husserliana de la percepción debe tam- deducción trascendental. Tercero, la validez del conocimiento bién atribuirse la intuición de que la percepción implica el sentido. Para nombre o un concepto, sino que también puede explorar sus cuali- Husserl, el pensamiento auténtico se vincula con el juicio plenifi- dades sin hacer uso de significados lingüísticos.

Merleau-Ponty ha cado intuitivamente. No solo se afirma que ésta es una noción de verdad simbólicas entre diferentes perspectivas perceptivas. Se puede, en otras palabras, proponer una noción al- manera la primacía de la percepción que uno al final se pregunta ternativa de verdad que legitime el pensamiento conceptual puro, para qué son buenos todavía los conceptos y el pensamiento concep- o se puede contestar que el pensamiento conceptual creativo no tual.

Por otra parte, la afirmación husserliana de que los conceptos es una cuestión de verdad. Se inclina, entonces, a afirmar la necesidad de que los conceptos emerjan de y en la per- A diferencia de Kant, Husserl se preocupa fuertemente por la gé- cepción, en particular cuando el sentido de lo que uno en efecto nesis de los conceptos. Una vez que se da una respuesta conceptual, el camino que sobre la formación de conceptos, también le permite a Husserl refi- sigue la experiencia puede ser tanto perceptivo como conceptual.

La nar su teoría de la percepción externa. La percepción es una captación directa serl concibe la formación de los conceptos en términos de percep- de la realidad -a tal punto que, como Jocelyn Benoist21 ha afirmado ciones empíricas o categoriales, originados en la variación eidética.

Si la percepción sensible posee una captación intuitiva in- trarse en las ciencias o el arte. A diferencia de Heidegger, Deleuze y mediata de lo percibido, entonces puede, estrictamente hablando, Guattari afirman que no es el pensamiento, sino los conceptos lo que contener intenciones no vacías que necesitarían una plenificación separa a la filosofía de la ciencia. También afirman, a diferencia de intuitiva. Las percepciones parciales o las anticipaciones percep- Husserl, que el valor del pensamiento filosófico conceptual no pue- tivas de lo que en lo percibido no se volvió completamente visible de ser medido a partir de una noción de verdad tomada de la cien- constituyen algo esencialmente diferente de las representaciones cia.

El pensamiento filosófico creativo trata, primariamente, acerca mentales vacías o de enunciados precipitados que necesitan para de problemas y no, como Husserl diría, acerca de objetos ideales y su validación de una plenificación intuitiva. En la medida en que estados de cosas. Trata, también, en sentido primario, acerca de la no hay intenciones vacías en la percepción sensible, la manera se- verdad del Ser.

Un mismo tipo de intelectualismo prevalece en la concepción Para Deleuze y Guattari, los conceptos filosóficos son creados a husserliana de la relación entre percepción y conocimiento con- medida que son necesarios y son necesarios cuando el filósofo, en ceptual. Para el filósofo, el perceptivo o el sentido en tanto ver-como sensible y corporal. Especialmente para Husserl, la demanda de la primacía conceptos nuevos. Como Heidegger, Deleuze pien- del lenguaje ordinario que adquieren nuevos significados. Pueden sa que hay diferentes tipos de doxai y que no se debe dar por hecho ser también viejos conceptos filosóficos cuyos significados se trans- que el pensamiento filosófico puede empezar desde cero.

Entre los forman a través del planteo de un nuevo problema. El plano de también deben tener un plano desde el cual despegar. La investiga- inmanencia le debe parte de su fluidez a la falta de determinación ción de Descartes sobre la naturaleza del conocimiento científico conceptual. Los conceptos le deben su elasticidad tanto a sus com- presupone que estamos de acuerdo en lo que llamamos pensamien- ponentes heterónomos aunque necesarios, como a la igualmente to, ser y yo y que compartimos un deseo por la verdad.

La inves- necesaria relación con otros componentes que emergen del mismo tigación de Heidegger sobre el sentido o verdad del Ser presupone plano de inmanencia. En la medida en que las relaciones internas y una comprensión pre-ontológica o una familiaridad con el Ser. Al no poseer referencia externa i.

Decir que los conceptos filosóficos son inmanentes a los gación de un problema filosófico no precede cronológicamente al problemas a partir de los cuales son establecidos y que permiten planteo de un problema, como sería en caso de una condición ex- plantear, significa también que su sentido, lejos de ser universal, de- terna o una causa.

Esta es la razón por desfonda su propio campo de investigación y eso provoca la necesi- dad de crear nuevos conceptos. Esta es la razón por la cual Deleuze la cual, para Deleuze y Guattari, los conceptos filosóficos se relacio- y Guattari llaman a este campo u horizonte plano de inmanencia. En nan con eventos y no con esencias, con procesos de individuación y la mayoría de los casos la inmanencia resulta de la internalización no con abstracciones generalizantes.

El cogito cartesiano es, así, un o transformación de un campo predado de experiencia y lenguaje concepto con componentes interdependientes, creado sobre la base conceptual a través del planteo de un nuevo problema filosófico. Para Deleuze y Guattari, un problema filosófico nuevo planteado por él mismo. Los conceptos tanto como para Heidegger, el filósofo que piensa no puede ser un filosóficos creados recientemente pueden ser, así, palabras tomadas sujeto autónomo que libremente elige un tópico sobre el que quiere 23 Ibíd.

Su pensamiento depende demasiado de una pregunta que se por supuesto, que los problemas filosóficos no tengan relevancia en le impone y de un plano de inmanencia sobre la base del cual se ar- nuestra vida concreta en el mundo real. Solo significa, para Deleu- ticula el problema y se crean los conceptos para ello. Un filósofo no ze, que la tarea del pensamiento filosófico no consiste en describir piensa -esto es, no plantea problemas y crea conceptos- en su propio fielmente y articular conceptualmente nuestra experiencia de un nombre.

Este es el motivo por el cual Deleuze y Guattari llaman a mundo de la vida predado. A diferencia del sujeto trascendental filosofante husserliano naturales se relacionan con el mundo real. Am- interna psicológica del personaje conceptual. La insistencia y urgencia zsche? La propia insatisfacción de Nietzsche con la metafísi- res; y no al revés. La idea del eterno retorno de lo mismo pertenece al la trascendencia -específicamente, en la inmanencia del pensa- pensamiento del profeta Zarathustra que viene de un sitio alejado miento en el evento de la llamada del Ser.

La propia lectura de De- en las montañas para enseñarnos esta nueva noción. Cito a Deleuze leuze del fragmento de Parménides, en la que el pensamiento y el y Guattari: Esto no El pensamiento poético de Zarathustra, ideas que vienen de otra quiere decir que no haya diferencias. Solo basta con pensar en el parte, se dirige, todavía, a nuestra experiencia del mundo real. No desacuerdo de Deleuze32 con la afirmación heideggeriana de que trata, entonces, de otro mundo; no es otra forma de pensamiento el pensamiento posee una afinidad u homogeneidad genuina con hipotético o ficcional. No trata, tampoco, de hechos observables en el Ser o en su resistencia a hacer que todos los problemas filosófi- el mundo real; trata de un problema filosófico.

Esto no quiere decir, cos dependan de la verdad del Ser. Vorträge, Pfullingen, Günther Neske, , pp. Thomas Kauf, Barcelona, Anagrama, , p. Su pensamiento y su decir tienen su ori- gen en la repetición de un mismo regalo: En el estadio temprano, aunque ya maduro, del este pensamiento griego temprano. Este recordar an- miento de los filósofos griegos, incluido Aristóteles, piensa sin con- denken implica una evocación meditada y gratitud por aquello que cepto. Lo que los tempranos pensamiento moderno. Sin embargo, lo que la inteligencia. Éste tuvo su origen en aquello que debieron aprender a no-lógico, entendido como reunión.

Era un lenguaje no-conceptual al que tificables -homogéneos- en totalidades omniabarcadoras. German Philosophy, Dordrecht, Springer, , pp. Todo das conformadas por elementos independientes. Bergson puntuales no relacionados, esparcidos en una línea que va de un reconoce que en estas ideas sobre el pensamiento intuitivo ha toma- punto inicial a un punto final.

Como tido de todas las partes depende del sentido de una totalidad apre- mínimo es necesario afirmar que la comprensión de Spinoza del co- hendida intuitivamente. Esto conduce a Spinoza a desarro- política. En todas estas modalidades, la duración se da a sí misma llar una concepción del conocimiento científico conceptual libre de una forma intuitiva de pensamiento. Al tener su centro de zación compleja de totalidades móviles, compuestas de momentos gravedad o, mejor, su origen, en una sustancia impersonal divina, fluyentes interdependientes.

El pensamiento intuitivo, tal como lo el pensamiento humano se encuentra esencialmente descentrado y entiende Bergson, no es nunca, entonces, un pensamiento a primera es asubjetivo. El pensamiento conceptual es el resultado de cogita- vista in one glance. Sin embargo, es recién en su obra tardía donde Bergson hace, también, el primer pensador ecologista de la Modernidad.

Con uno. Esto se muestra ya en la manera en la que presenta el concepto todo, el naturalismo metafísico de Spinoza transforma radicalmen- de intuición bergsoniano. Al ser él mismo parte de la del mainstream de la academia francesa como un pensador radical- natura naturata, el científico no puede pretender ser un sujeto autó- mente anticartesiano. El nuevo modelo de pensamiento conceptual nomo que fuerce desde su punto de vista a la naturaleza a responder de Deleuze aparece, ahora, como un nuevo intento de proveer un sus preguntas y satisfacer sus necesidades.

De este modo, las críticas de Spinoza a Descartes se imaginación i. Finalmente, Deleuze Una vida humana buena no puede ser pensada, demostrada y sigue también a Spinoza al asignar límites claros a todo el pensa- enseñada como la ciencia. Ella depende de una intuición genuina miento filosófico conceptual. No todo lo que merece ser pensado acerca de cómo cada ser humano y todo conatus humano perte- puede ser articulado y pensado mediante conceptos. Lo que ex- nece a la totalidad omniabarcadora de la Naturaleza o Dios Deus perimentamos en la imaginación y en la intuición, aunque que- sive natura.

Así, lo que conduce a la verdadera sabiduría humana de afuera del reino del pensamiento conceptual, no puede, en ese no es el conocimiento conceptual general, sino un conocimiento sentido, quedar afuera de todo pensamiento. El arte, la religión y intuitivo de uno mismo y de otras personas humanas que como la vida humana buena requieren otro modo de pensamiento -tal individuos pertenecen a Dios.

Un conocimiento intuitivo de uno como ha sugerido Spinoza. Esta es la razón por la cual Spinoza llama, cual el reconocimiento de la identidad de un objeto se convierte célebremente, a este tercer e intuitivo género de conocimiento en la finalidad de todo conocimiento. No puede, tampoco, ser la amor intellectualis Dei. VI, p. Tomamos aquí la traducción al castellano de Domínguez, A. Es verdad, Patton, Londres, spinozista. En tanto lector de Nietzsche se encuentra nuevamente Athlone Press, Tomlinson y G. Gray, New York, Harper and Row, Spinoza, Benedict, Tractatus Theologico-Politicus, trad.

Shirley, Lei- den, Brill, I El vínculo entre enigma y odio fue patente en la Antigüedad grie- ga. Los enigmas de la Esfinge son el producto de su crueldad, de su potencia destructiva. El enigma se vincula a una divinidad que se presenta oculta e incierta pero sobre todo hostil. Pandora ataviada La hostilidad del dios que formula enigmas es una proyección del John Flaxman, hombre que desea interpretar, saber. En definitiva, una proyección del odio que habita la curiosidad, pasión erótica y destructiva, como II lo muestran numerosas figuras Eva, Pandora, Orfeo, la mujer de Barba Azul, etc.

Y allí donde se detiene el deseo posesivo del cu- que proyecta quien se asombra: En el impulso de hacer justicia a ese velo que sustrae al otro de la pura proyección saber, forjador de enigmas, se halla latente el deseo de controlar, que lo convierte en enigma. El planteo pertenece al prefacio a El origen del drama barroco salvación de ciertos elementos de los fenómenos en ellas. El origen es la marca de lo auténtico en el fe- La verdad, manifestada en la danza que componen las ideas ex- nómeno, aquello que exige que este sea nombrado y redimido en la puestas, se resiste a ser proyectada, no importa cómo, en el do- idea.

El filósofo reconoce lo singular de un fenómeno cuando capta minio del conocimiento. El conocimiento es un haber. El precio que se paga por el idealismo, afirma Benjamin, la conciencia, sea ésta o no trascendental. La muer- ción cognoscitiva. Muñoz Millanes, Taurus, Madrid, p. Este gesto piadoso de sostener el velo no ha sido cele- enigma. Lo interpreta, lo describe, conjetura en torno a él, lo anali- brado por la tradición del mismo modo que su gesto antitético, el za, idealiza, y elabora estrategias.

Todo ello forma parte de la nece- impulso de saber de Edipo, ponderado como primer detective de sidad de controlar, de poseer, y resulta necesario para dar cauce al la literatura occidental, aquel que persigue valientemente el saber volumen excesivo de energía que el deseo erótico pone en juego en aunque lo lleve a su propia ruina. Se trata de la paradoja del vidente ciego, el adi- exceso un objeto, así como en la esquizofrenia, la hipocondría, etc.

No es menor que aquello que se resiste a la necesidad que sobrevuela el sentido. La aparición de la ver- él un golpe con su bastón a unas serpientes que copulaban, luego de dad —de la alteridad— implica un detenerse de la intención deseante lo cual devino mujer por siete años, hasta el momento en que dio a de conocimiento: Si el impulso de saber es un destapar, no exhibir. El acto de sostener el velo supone un detener- impulso de posesión, el impulso piadoso de quien preserva el velo se del odio, un freno al impulso de saber por el reconocimiento de permite la diferencia.

El otro es el límite de la interpretación. Su tesis analiza el problema del movimiento a través de las concepciones del campo trans- cendental que se encuentran en las obras de Maurice Merleau-Ponty y Gilles Deleuze. U n 1ro de enero hace 40 años ocurría un suceso político tan inte- resante como poco conocido fuera de sus tierras: Na- acordados en la Conferencia de Helsinski durante A este evento se une otro de igual relevancia para la historia inte- lectual de este país: Entre la figura incon- ría una tarea extensísima. En lo que sigue, me conformaré con comentar algunas Si la condición humana pertenece a la libertad y no al revés, no ideas fundamentales de su humanismo que hicieron eco en la Carta.

Es necesario di- ferenciar distintos modos del acontecimiento humano para revelar el que nos es propio. Una libertad en el sacrificio el arraigo, la reproducción, el avance. Habiendo vivido dos guerras mundiales, otros, la reproducción conduce al hombre a la objetivación del mun- el nacimiento de Checoeslovaquia como nación soberana, la inva- do y la cosificación del prójimo. Aquí la racionalidad europea entra sión de la U.

La libertad es existencial, porque nos constituye; es una guerras mostraron que las personas son un conjunto de fuerzas do- guerra, porque es una experiencia del riesgo y de la conquista; y, so- minables y disponibles entre otras. El el que Jacques Derrida inicia su Dar la muerte.

Pero es desde ese ser humano es siempre su posibilidad de realización. Lo indispensable de esta solidaridad es su constitución dical. No es y por eso, es el hombre una propiedad de ella. Antes que una va- un trueque, sino un acto que afirma la irreductibilidad de la vida a riable de la acción, es la experiencia humanizante misma. Nuevamente rondan aquí tópi- la metafísica, pues, como paso conjunto al asombro, la actitud filo- cos religiosos.

Pero a diferencia de la para verlo así. En cualquier caso, ve que el cristianismo no ha com- metafísica, que coloca en lo que trasciende a otro ente por ejem- prendido correctamente el problema de la existencia y encuentra plo, la Idea platónica , esta experiencia de la libertad es negativa. Sígueme, , p. Formas del sacrificio se encontrarían esto no pone a los modelos de la democracia capitalista como op- en el escritor ruso Alexander Solzhenitsyn, o en el científico Igor ción; en verdad, tanto los soviéticos como aquellos operan reducien- Sajarov; también podríamos observarlo en su propia tierra cuando do la vida a un conjunto de fuerzas.

De este modo, la libertad afronta la finitud de la existencia nes geopolíticas y sociales dadas durante la posguerra, sino princi- y su valor se encuentra en la apertura hacia un sentido nuevo que palmente un desafío ético que suscita para el filósofo la necesidad la sobrepasa. Rechazar los procesos condu- centes al sinsentido de la existencia y afirmar que la verdad surge La Carta como conmoción en una continua praxis del pensar. Aun padeciendo una bronquitis crónica a sus 69 seguramente viendo en él un camino inevitable de sus meditaciones años, se levantó de su reposo para ser entrevistado por el ministro filosóficas sobre el destino moral de Europa.

Esta decisión es crucial de Relaciones Exteriores holandés, Max Van der Stoel, el 1ro de mar- para el impacto de la Carta. Fue él quien supo dar al documento zo de ese año. La reunión fue vista por el gobierno como una in- una fuerza ética por sobre cualquier estrategia política: Otro es que el documento estuvo lejos de mancomunar a la comunidad intelectual; muchos intelectuales importantes, entre los que se en- contraba el reconocido escritor Bohumil Hrabal, formaron parte de una iniciativa oficialista, una Anti-Carta.

Knopf, , p. En este impacto puede des- 3 de marzo para interrogarlo durante cerca de 11 horas. Algunos in- tad. Aunque en el mundo hispanoparlante la recepción de su obra telectuales difundieron que dicho interrogatorio lo mató. Si bien es no- claman el consenso a cualquier costo, es imperativo enfatizar que table cómo la Carta comenzó a generar mitos propios que acrecen- la democracia implica división y disidencia. No se volvió el Sócrates de Praga por la cio que origina nuestra libertad. Aun así, sus estudiantes clan- ses: La obra el peligro. Pero la difusión de su obra se debe muy particularmente a su impacto en la filosofía fran- 6 Cf.

Libertad y sacrificio, op. Bolton, Jonathan, Worlds of dissent: El aula de organizaba la conversación en sociedad? Teniendo en cuenta espacios: Fuimos Durante la jornada, comenza- latinoamericanos? Deleuze tejió sus con- conversaciones. Sin embargo, filosófica, no nos habríamos se realizaron, en ceptos en la segunda mitad pudimos comprender que es dado cuenta de que los días la Facultad de Filosofía y del siglo XX.

Y hubo momentos de llegar a ella nos encontraron y Buenos Aires, las Jornadas cada uno fueron sumamen- explicitación al respecto: Sus la filosofía argentina. El trabajo debe de este proyecto, que pone ser, por lo tanto, colectivo. Spinoza alumbró la porque obturaría la cues- modernidad temprana en el tión de fondo: Fichte protagoni- comparada. En eso consistió el manencia. El formato fue proceso de trabajo iniciado con ponencias breves, que a principios de por el no excedieron los quince esfuerzo colectivo del Gru- minutos, con el objetivo de po de investigación sobre dejar un tiempo amplio para Spinoza y el spinozismo, el la discusión posterior.

Esta técnica permite a la pareja aprovechar más las relaciones además de controlar la excitación

Estas Grupo de investigación sobre discusiones fueron muy ani- Idealismo y Deleuze: Spinoza y Fi- cipales de las controversias chte la afirman, pero al mis- lectura fatalista de Fichte. Dahlbeck y Jimena Solé la subjetividad y la postula- Se evaluó la carga simbólica del cual cada integrante fue discutieron intensamente: Si de la intuición intelectual. Y En la segunda mesa dedi- en las Jornadas. Se realizaron seis relevante? Lucas Scarfia libertad resurgió en torno a María Jimena Solé y Rafael mesas durante dos días, cua- defendió directamente una cómo se piensan la causali- Mc Namara.

"Hemos creado un Grey muy macho ibérico y lo hemos llevado al extremo"

Gaudio defendió con ahínco En torno a Deleuze, se dis- la importancia de la inter- cutió sobre cómo articular vención estatal, y Schoenle el aspecto rupturista y el sugirió la posibilidad de constructivista de su pensa- una circulación económica miento. En la discusión, tentó pensarlo desde la Idea Rodríguez cuestionó lo que y la influencia del estructu- a su entender son esfuerzos ralismo de Althusser. Se discutió la ffesse. Allí se debatió mucho relación entre lo finito y lo sobre la controversial defen- infinito en términos de rea- sa de Heffesse de las pasio- lización y la influencia de nes tristes.

Se habló sobre el Kant en Deleuze. Se ahondó destino de las esencias mo- sobre la perspectiva deleu- dales después de la muerte. Deleuze, Fou- cault, Lacan, Andrés Goldberg realiza una serie de preguntas y crí- en su fisura ticas, tres en particular a las que voy a responder en orden sucesivo. Esta crítica conlleva en el fondo el problema de la ar- ticulación o enlace entre dos series de cuestiones.

Cuestiones relati- vas a la configuración presente del mundo, y cuestiones relativas a los conceptos propios de la filosofía sujeto, ser, etc Las primeras: En suma, el campo explorado es el de la crisis de estas instituciones y de los sujetos que dependen de ellas — la articula- ción entre subjetivación e institución fuera de las formas denominadas exteriores, o formales, que serían las del derecho. Es una dificultad que imposiciones propias de la norma, en lugar de ponerse del lado de la el libro no resuelve.

Por supuesto, muestro que entre ellos hay disonancias que elementos son examinados en su disociación con respecto a las nor- atraviesan sus conceptos, y las subrayo. Estas formas de expresión y formas de contenido se recortan en los tres momentos del libro — disolución — radicalización — bifurcación: Dicho de otro modo, una do con el de la subjetivación política. Cada pensamiento viene unido con otros, que se Deleuze y Guattari. Desde esta perspectiva, entonces, podríamos de- adhieren a él como aquello que no llega a conceptualizar completa- cir que la perversión es la manera por la cual una ontología vitalista, como la de Deleuze, plantea un problema a la política.

Habría que ha- de la ética deleuziana: Las sociedades, las familias, los Estados y la Iglesia en sí mismo, entre lo molecular y lo molar, o lo micro y lo macro no no dejan de apropiarse de los devenires animales que caracterizan vienen solos. Es lo Pues bien Por este motivo es imposible decidir entre los devenires Foucault, luego de haber mostrado en la obra de Roussel, Wolf- animales y las instituciones simbólicas como si fuesen dos opuestos. Formaciones despóticas a la dificultad de pensar la forma de antagonismo donde ella puede de inmanencia y de canalización propias de los rizomas, y deforma- detectarse.

Una vía divergen- de la institución en sí misma? Al igual que la desterritorialización te y en oposición. El sujeto se hace hacer algo las declinaciones del objeto a , como el pequeño Jean se dirige a Lacan: Pues bien Para condición ontológica la fisura de la inmanencia. Esta trata sobre las divertida. Hace de esta simple lata de posibles aplicaciones que podrían realizarse en la filosofía del arte sardinas eso que lo distancia y al mismo tiempo lo invade.

Dicho de de las tesis ontológicas esgrimidas en el primer capítulo. Una experiencia que Fried no aprecia, pero que Georges bilidades. En lo visible, la subjetivación se produce como una pasión o un drama del objeto De- Es cierto que, en primer lugar, la Black box o el cubo de acero ne- leuze.

El sujeto que ve es él mismo un lugar en la visibilidad Foucault. Es lo que muestro sobre potencia intrínseca. Y esta afirmación tautológi- ca es crítica: Pienso por ejemplo en las anamorfosis de Gor- Smith, pintadas de negro, también nos sugieren un interior oscuro. A pesar de su claridad de las felices historias que Lacan narra en su Seminario.

La apología formal, geométrica, estas esculturas se muestran a su vez oscuras, de la lata de sardinas. Al percibir una lata de sardinas que se 1 Lacan, Jacques, Le Séminaire de Jacques Lacan, Livre XI, Les quatre concepts fondamentaux refleja en la superficie del agua, por un juego de luces y opacidades, de la psychanalyse , Paris, Seuil, , pp.

Estos objetos es- pecíficos o minimalistas no eliminan entonces el sujeto; en ellas, en cambio, algo del sujeto retorna en el movimiento mismo de su disolución en la cosa o en el objeto. Es su profundidad inmanente, la po- tencia intensiva de la que procede la forma, que genera el espacio, que constituye la espacialidad misma del objeto. A partir de la Reseña de Gilbert Simondon, determinación del cultivo —de plantas— y de Sobre la técnica , trad.

Beneficios del método Karezza

Parece factible, sin embargo, trazar una de Kant a Heidegger. Y este arte y la naturaleza, reubicando el hacer triales, propiciando la atrofia de un sentido adecuados a cierto estado del vínculo con objeto técnico no tiene entonces una relación humano como fragmento ínfimo del univer- de la cultura como separada e indiferente la materia mediado técnicamente.

De ahí la de violencia con la naturaleza, pero cuando so p. Su interés por una iniciación humano, en tanto es en la reflexión donde sino como un facilitador de esquemas cog- inteligente y tejida sobre una mayor escala técnica que no se confunda con el mero adquiere volumen el potencial evolutivo de nitivos, y para ello es requerida una inicia- que si el hombre interviniera directamente y aprendizaje de cosas se basa en que lo que la especie p.

Lejos de toda distopía ción que incluye la revalorización del objeto solo p. Pero a diferencia de Kant, la tec- objeto. En este sentido, los textos acerca un modo de vinculación entre los hombres objeto técnico es arrojado al ostracismo y noestética no se fundamenta en la mera de las tareas formativas de la técnica que contrasta con otros: De acuerdo a su perspectiva, secuencia de que los esquemas mentales, valor gestual, corporal, en el modelado de occidental por dominar la naturaleza: Dicho ordenamiento supone un crite- materia que naturaleza.

La técnica no solo habilita vín- hombre y naturaleza. Son fundamen- no la técnica como medio: Simondon nos invita así a recorrer el extraño camino de un progreso técnico para dar un primer paso en la compren- -y humano- solo posible, paradójicamente, sión de un problema, tema o proyecto se como resultado del descentramiento sus requiere, en realidad, haber comprendido fines. Los diccionarios son nuestros principales aliados en estas aventuras. IX [Backwell Publisher: El instrumento fundamental. A diferencia de kantiano a los tiempos, investigaciones y hacia la invención de una lengua kantiana zaciones de términos cuya significación es Descartes, quien en el Discurso del Método discusiones que corren, refleja el estado que da cuenta de nuestra cultura argentina discutida por un enorme batallón de investi- defiende que la mejor obra es aquella que de la cuestión a la vez que promueve que o rioplatense.

Estoy convencida de que la solidez diferentes definiciones o clarificaciones del habernos conocido, nos hubiera dado un desplegada en varias obras ya traducidas, que tiene este diccionario responde en bue- término, sintéticas y orientadoras; e indica lugarcito. La edi- mente, especialistas comprometidos y la imprescindible ubicación de los lugares me parecen destacables. Las llana. La publicación de otros diccionarios del léxico kantiano en otras lenguas, la En la Presentación del Diccionario se nos usual entre los habitantes de las riberas caracterizaciones son rigurosas, siguen de inglesa de Howard Caygill de finales del informa que se han tenido en cuenta como del Río de la Plata.

Se supone que se la cerca los textos kantianos, pero también siglo pasado A Kant Dictionary, publicado antecedentes el gran proyecto de Georg practicó originalmente en casas de mora- toman distancia de la literalidad de la le- en y traducido en al portugués Samuel Albert Mellin: Incluye, sin embargo, entradas que cretamente, en la década de Cuando distinciones extravagantes. El Diccionario esta aparición.

admin